Loading...

Para mejorar la educación, se debe empezar por las escuelas normales: Aréchiga Santamaría

El diputado José Guillermo Aréchiga Santamaría (Morena), secretario de la Comisión de Ciencia, Tecnología e Innovación, afirmó que si se quiere mejorar la educación, se debe empezar por las escuelas normales y procurar que realmente tengan mayor autonomía.

 

En San Lázaro, durante el foro “Las normales, los maestros; el futuro…”, aseguró que estas instituciones han sido tratadas como escuelas primarias porque se les dice “qué, cómo, con qué y quién debe enseñar”. Además, ellas no definen su currícula, planes, programas, personal y presupuesto.

 

Por ello, consideró que es tiempo de buscar que las escuelas normales realmente tengan autonomía, dispongan de sus recursos, construyan sus planes y programas, y contraten personal. “En suma, ser auténticas instituciones de educación superior”.

 

Hasta hoy, se han hecho reformas para la educación básica, medio superior o los distintos niveles educativos, y las modificaciones a las normales han sido una materia pendiente.

 

Aréchiga Santamaría destacó que hace unos días llegó a la Cámara de Diputados la iniciativa del Ejecutivo para concluir con “una etapa oscura de la Reforma Educativa. Hay buenas noticias y es que la educación superior se incluye como un derecho y se tiene un sentido de equidad”.

 

En este foro se tendrán propuestas concretas para trabajar como, por ejemplo,  la Ley de Educación Superior; en una ley orgánica del Instituto Tecnológico Nacional de México y el modelo educativo en los distintos niveles.

 

“Hoy se trata de buscar nuevas formas y rumbos para poner a las instituciones normales y al país en una ruta de desarrollo que todos estamos esperando”.

 

Con la ponencia, “El reposicionamiento de las escuelas normales en la Cuarta Transformación”, Janine Romero Ávila, Coordinadora Administrativa de la Dirección General de Normales y Actualización del Magisterio, planteó establecer un marco normativo para que todas estas instituciones cuenten con un andamiaje jurídico, una estructura orgánica e infraestructura que les garantice capacidad de gestión académica, presupuestal y administrativa.

 

Lo anterior, para cumplir a cabalidad con las funciones de docencia e investigación, difusión y divulgación del conocimiento y la cultura como cualquier institución de enseñanza superior. En ese sentido, solicitó a los legisladores, considerar a las universidades normales con sus pares.

 

En materia presupuestal, afirmó, estas escuelas han estado en el olvido durante décadas; se requiere llevar a cabo el reajuste estructural presupuestal, a fin de que cuenten con los recursos económicos necesarios, de acuerdo a su estatus de establecimiento de educación superior.

 

A su vez, con el tema “Actualidad y vigencia de la educación normal”, la exsubsecretaria de Educación Media Superior y Superior de la Secretaría de Educación Pública del pasado sexenio, Sylvia Ortega Salazar, sostuvo que en América Latina y El Caribe, la profesión docente transita por momentos de redefinición, “pero no será sencillo, dado que venimos cambiando desde hace 30 años y cada sexenio hay otros planes y programas pero desfasados, aunque sí hay avances”.

 

En México, dijo, existen 423 escuelas normales; 22 licenciaturas; 19 de ellas tiene carácter nacional; 239 de estas instituciones forman maestros para educación primaria; 138 de carácter público y 101 particular; 21 academias forman maestros para nivel primaria-intercultural bilingüe. Hay 93 mil 766 estudiantes de normales y, en los próximos 30 años, se van a requerir 60 mil nuevos docentes.

 

Se manifestó por darle libertad al formador y a la normal; reconsiderar los contenidos; impulsar el desarrollo gradual e integrado de las personas. Afirmó que los programas están saturados, dispersos y brindan pocas oportunidades para la comprensión del ejercicio y naturaleza de la profesión.

 

El integrante del Sistema Nacional de Investigadores y académico de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Ángel Díaz Barriga, al abordar la temática “La Reforma Educativa y las escuelas normales”, resaltó que el país tiene un serio problema con ese tipo de enseñanza y “no lo ha querido enfrentar”.

 

Dijo que el Ejecutivo federal no debe seguir normando los planes de estudio de la educación normal, “si no acabamos con esto definitivamente, no vamos a dejar que estas instituciones asuman su responsabilidad y los retos de responder a la formación inicial de docentes, la cual es diferente en cada región”.

 

Planteó modificar el artículo 3º constitucional y dar autonomía curricular y, de ser posible, establecer mejores mecanismos de elección de cuerpos colegiados; reivindicar la formación dual y fortalecer el papel de las escuelas experimentales, así como impulsar la creatividad e innovación en sus tareas y asumirse como profesionales del aprendizaje.

 

El profesor-investigador de la Escuela Normal de México, José Inés Lozano, con el tema “Importancia de la investigación en las escuelas normales”, también pidió mayor autonomía curricular y presupuestal de estas instituciones; promover la creación de institutos de estudio y de órganos difusores, así como revisar los contenidos.

 

La investigación educativa del país, precisó, transita por graves problemas; uno de ellos, es que las normales son muy diferentes entre ellas. “Hay unas en abandono, descuido, con falta de recursos para recuperar o habilitar los espacios, incluso, sólo el 30 por ciento cuenta con profesores de tiempo completo”.

 

Si se quiere competir con los grandes expertos, se necesitan redes y grupos dedicados a la investigación. Se manifestó porque la LXIV Legislatura y el gobierno de la Cuarta Transformación, lleven a cabo su propuesta de equidad, pues hay establecimientos que necesitan mayor apoyo que otros, o de lo contrario, se caerá en el favoritismo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puebla Portal

Información que funciona